domingo, julio 27, 2008

"a ti te patea la vida y todavía ríes como si fueras feliz..."

Nada como los domingos citadinos (tengo una gran sonrisa en mis labios, me digo por la mañana- sunshine rico sunshine (suspiro)- entreabría mis ojos para ver que tanta luz dejaba pasar la ventana al cuarto). Me despertó el señor del gas, como por ahi de las nueve de la mañana, gritando desde la casa de la vecina: el gaaaas, el gaaaaas.
Cerrados mis ojos, comencé una conversación solitaria en mi mente -voy ahorita, o bajo al rato, voy ahorita o bajo al rato, ahori-ta...- Ya son las diez o medias y sigue gritando el del gas, que igual y ya era otro señor más que pasaba en otro turno. (es ahora que escribo cuando me hago conciente de que en una ciudad como la de méxico, donde todos los servicios y demás cosas pueden existir, sigue siendo una realidad o costumbre que uno sea el que tenga que ir por un señor para poner el gas, y dar un billete para que uno pueda hacer sus cosas de la vida diaria en casa...raro o jodido...who knows.
A esas horas tempranas se sentía una inflamación en el vientre, como el cólico que precisamente declara y hace recordarme el ron con sprite de la noche anterior. Y menos mal que fui consistente en tan solo haber pasado casi toda la noche tomando únicamente un tipo de bebida. Haber cruzado la línea, aun si hubiera sido un vaso, resultaría la fatalidad para este domingo. Defendí ayer justamente:
odio las crudas, por eso cuando llego al grado burbujean-te, justo ahí es, donde me permito columpiar. Así que rica cruda controlada y sunshine rico en domingo citadino.
Después del baño de agua caliente, me voy a la habitación y gustavoceratimiamors me acompaña cantándome, mientras viéndome frente al espejo unto crema en todo mi cuerpo :
cuando no hay más que decirnos...habla el humo como el humo...serpenteando la razón...
Risco interrumpió enviandome un mensaje, haciendo mención de que no hay plan pero hay que hacer uno. Comer. Risco es de las pocas personas con las que puedes salir un rato cierto día, a comer o cenar, desahogarle penas y después de un rato cagarte (literal) de risa. Nadie mejor que él para hacerte reír de ti misma y no sentir desventaja en ningún momento.

El poordevil me debía mi regalo de cumpleaños (desde abril) y dijo que me invitaría a comer a un lugar sorpre-excepcional. Recorrimos parte de la colonia del valle y llegamos a la altura del parque hundido, el punto exacto el
mercado Miguel Laurent. Bajamos del carro y lo primero que pensé fue: quesadillas o carnitas. Risco espanta pero al final sorprende. "Romulos", mariscos y demás...tuve un poco de incertidumbre pero al ver que sus amigos eran los dueños, me dio más confianza. Lo que ahí comí fue algo que extrañaba y que me hizo recordar lo bueno que es comer este tipo de comida en un lugar donde efectivamente sepan prepararlo. Lo mejor es que es barato, bien servido y demasiado delicioso para existir en un lugar así. Quesadillas de camaron con queso, clamatos especiales, tostadas de pulpo, ceviche y marlyn. Al final el mejor plato y receta especial: aguachile de camarón..sssuculent! Antes del postre que fueron plátanosfritos con crema, la sensación que uno percibe es la de una lengua tersa, sedosa con algo de agridulce en el paladar, además de la sensación de rifasismo por haber comido mucho pero sin llegar a sentir pesadez. Entre las últimas cervezas que Risco tomaba junto con su amigo el dueño, quien confesó estarsela curando la de ayer... Salieron algunos comentarios de los que yo no pude parar de reír y mi humor, no sé si por culpa de los mariscos o qué, pareciera que me fuera tan bien en esta vida. A lo que Risco mismo me hizo conciente: " chale cardona a ti te patea la vida y todavía ríes como si fueras feliz..."

Después de haber pagado una cuenta de cerca de 100 pesos por persona y haber comido de una gran forma nos dirijimos a casa de Risco para terminar de cerrar el domingo como se debe. Una película, que al final terminó siendo la tele en el canal donde pasan el futbol, américa-santos. Mientras él se echó en el sillón de enfrente para leer un libro : "metamorfosis" de Ovidio, yo secuestré su lap para contar lo siguiente:


risco pregunta:
si adivinas que se me antoja ahorita te doy un premio...
pensé en vino, pero después lo descarté puesto que había sido una opción que habíamos comentado cuando llegamos.

-es para beber o comer?- le dije

risco: para beber...

-baileys...-

risco saltó del sillón: nooo maaamesss, que miedo me das, bruja!

Se paró, sacó dos vasos, puso los hielos y mi premio: baileys.



1 comentario:

Falso Contreras dijo...

Magnífica quote, la voy usar, espero que no te moleste. Al fin, no es para hacerse rico.